‘Santiaguito’ recibe este nombre por el pequeño tamaño de la imagen del santo. En el día de su festividad el patrón procesiona por la mañana por las calles de la ciudad y al final del día se lleva a cabo el curioso y tradicional sorteo del choto.

Este sorteo es una de las costumbres más antiguas de las fiestas de Santiago y Santa Ana. Más de 100 años. Anteriormente, paseaban al choto por las calles de Villanueva de la Serena o lo llevaban al recinto ferial para que la gente se hiciera fotos.

Desde 2003, únicamente se venden las papeletas y se realiza el sorteo, que organiza la Hermandad de Santiago, ante la presencia de los vecinos.

Una de las calles del ferial villanovense recuerda a través de una placa a un personaje muy ligado a las fiestas y al sorteo: José Molina González, más conocido como Petronilo. Este señor vendía las papeletas acompañado del animal entonando la famosa frase: «Yo no digo que toque, pero si toca…»